Ensaladilla con guisantes.

Temporada 1. Capítulo 7.txt

Esta nostalgia de un hilo conductor. Este vinilo rayado. Este ser compartimentado y este tiempo a trompicones. ¿De qué va todo esto? El sentido de la vida, sí, estoy hablando de eso. Así, como quien no quiere la cosa. Cada cierto tiempo, en vuestro email, subiendo el Angliru de la trascendencia. Bienvenidos.


Hace unos años me obsesionó el libro “En la belleza Ajena” de Adam Zagajewski. Un texto raro que no sabría deciros bien de qué va. Aforismos, reflexiones apelmazadas, una historia hecha a trozos, un diario de no se sabe muy bien qué o quién. Lo he buscado incesantemente por casa la última media hora y no lo encuentro. Temo haberlo prestado. No hay que prestar libros: hay que recomendarlos y que cada palo aguante su vela. Y no hay que prestarlos porque -ahora mismo- siento muchísima pena: pienso en los libros que no recuerdo que he prestado a alguien desalmado que no me los ha devuelto ¿dónde estarán ahora? ¿Dónde están los libros que he perdido? ¿Dónde está la parte de mi que encontré en ellos? Me cago en todo.


Aparte de recomendaros el libro encarecidamente, quería contaros una cosa que me pasó el otro día. Fui a una librería con mi amiga Olga y me encontré con un nombre que me sonaba: Wislawa Szymbroska. Supongo que me sonaba por mil cosas pero, sobre todo, me sonaba porque uno de sus versos aparece como bienvenida en el libro de Zagajewski.

En esta escuela del mundo
ni siendo malos alumnos
repetiremos un año,
un invierno, un verano.

Esa ha dolido ¿eh?


Ahora que no hay Dios que nos sostenga ¿dónde encontramos la trascendencia? Estamos atrapados en “el ahora” y bueno, eso tampoco estaría mal del todo si “el ahora” fuese estar absorto en a saber qué cosas y funciones. Pienso en el Dasein de Heideger: esa fusión con el ahora, con el propósito en acción. Ahora mismo hay acción pero ¿hay propósito? La trascendencia como algo que habita en una eterna potencia que nunca concluye ¡porque no hay nada que concluir! Pienso en Luis Montero y en si tiene algo de sentido lo que escribo. 


Todos habéis visto el Tiny Desk ¿pero habéis visto esto? “Te quiero Pucho”. Ay joder, me encanta el directo y me fascina este arranque, este jueguito de palabras tan maravilloso como tonto. No queremos que nos quieran mucho, queremos que nos quieran a nosotros, que nuestro nombre sea el sujeto de la oración. No quiero adjetivos de lo que me profesáis, quiero ser protagonista. No quiero amor, quiero amor para mí. Esa trascendencia que funciona siempre: verte en el espejo-deseo de los demás. Es como una droga. El reconocimiento. La aceptación. Porque -madre mía- quedarse a solas con uno mismo buscando sentido sin un otro que asienta. 


Vamos con otro de Wislawa Szkymborska. Voy a unir en un mismo newsletter belleza ajena, poemas, Heideger, C.Tangana y cebollas. Si. Cebollas porque así se llama este poema: “Cebolla”.

La cebolla es otra historia.
No tiene entrañas la cebolla.
Es cebolla absoluta
de la más alta cebollosidad.
Acebollada por fuera,
cebollosa hasta la médula,
podría mirarse adentro
la cebolla sin arrepentimiento.

En nosotros, todo extraño y brutal,
apenas de piel recubierto,
el infierno de nuestros adentros,
una anatomía vehemente,
y en la cebolla hay cebolla,
y no enrevesados intestinos.
Reiteradamente desnuda,
hasta el final tan semejante.

Un ser irrefutable la cebolla,
lograda obra la cebolla.
En una, simplemente hay otra,
en la mayor, la menor se esconden
y en la siguiente la siguiente,
es decir la tercera y la cuarta.
Una fuga centrípeta.
Ecos formando un coro.

Lo de la cebolla lo entiendo:
la barriga más bonita del mundo.
Sola se envuelve en aureolas
y todo para su propia gloria.
En nosotros – grasas, nervios, venas,
secreciones y secretos.
Y se nos ha denegado
la imbecilidad de lo perfecto.

Acojonante la tipa esta. Id corriendo a por esta antología también, haceos el favor. El tremendo favor.


Me siento como una ensaladilla con guisantes o como una tortilla sin cebolla. Por exceso o por defecto, siempre malogrando una obra maestra. ¿Os pasa? Permanente jodiendo la ensaladilla pero siempre abocados, finalmente, a comérnosla. Pedid otra ración, juntémonos a la mesa.

El batiburrillo

🎵  Un himno>

?si=14a694a6322c44e5

📖 Un libro/juego de mesa > A game of war - Guy Debord & Alice Becker-Ho

🙃  Un meme >

🖌️ Una ilustradora > https://www.eglezvirblyte.com/

👁️  Un fotógrafo > http://dougdubois.com/

✨ Una cosa que no conoces > Compendium Of Demonology and Magic


Échame un cable

Yo lo que quiero es escribir, ilustrar, crear contenido y practicar pilates intelectual y emocional con la gente. Y me gustaría ganarme la vida con esto, esa es la verdad. De momento tengo el privilegio de perder dinero. Pero sería fabuloso tener el privilegio de vivir única y exclusivamente de lo que me gusta. Si quieres puedes ayudarme de las siguientes maneras:

> Descubriendo mi trabajo en: ene13.net

> Dándome follow: Twiter -  Instagram - Twitch - Substack

> Compartiendo mi contenido como si no hubiera un por la tarde. Habla de mí, da la chapa por mí, sé mi embajador, mi representante, mi mánager, mi madre coraje.

> Comprando mis fanzines, libros, etc. enene13.net/tienda

> Invitándome a un café en ko-fi.com/ene13

> Reservando una mentoría/cháchara creativa conmigo para ti o un grupo de gente por 60€/h. Si quieres más información sobre esto escríbeme un email.