Llevo derrapando desde que llegué a Madrid y a estas alturas, aunque me dura el moreno, tengo un ánimo de lo más otoñal.